Rubén Merchán: Roxana - Emisora Costa del Sol 93.1 FM

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Rubén Merchán

Roxana


Era una noche diferente, el frio calaba los huesos desnudos y hacía mella en la humanidad de aquel cuerpo, nadie sabía a ciencia cierta cuál era su procedencia, se tejían muchas historias en torno a aquel cuerpo vestido de harapos y seco por el estrague al que había sido sometido. Algunos decían que era una bailarina abrazada por el infortunio, Otros en cambio, por las cosas que a veces se le oía, decían que una gran tragedia la había arrastrado a ese gran abismo en que vivía. Yo, por mi parte, la observaba al pasar a mi lado y me preguntaba yo mismo tantas cosas. Un día cualquiera de esos tantos de mi pueblo, Empezó a picarme la curiosidad por ese personaje, y me dije a mi mismo: Debo aclarar este acertijo, y me propuse el reto. Le puse un nombre: Roxana.

De ahora en adelante, cada vez que la vea le diré: buenos días Roxana, buenas tardes Roxana, buenas noches Roxana. A veces Roxana se tornaba violenta, lanzaba piedra a los transeúntes que merodeaban sus predios: La vieja Alcaldía de ese viejo pueblo llamado Güiria, cuentan los nativos que el nombre viene dado por una gran serpiente mitológica cuya cabeza descansa justamente debajo de la iglesia. El hecho curioso es que Roxana atacaba a otros indigentes como ella, un día la vi atacar a Guagua, nativo del pueblo que a fuerza de tanto fumar marihuana, acabó viviendo en las calles al igual que Roxana.

Roxana en verdad tenía estampa de bailarina, su andar semejaba pasos de cisne, vuelo de alondra, de mariposa danzando a la orilla del Ventuari, rio hermoso que habita el corazón de nuestro gran Amazona. Así es Roxana, como blanca gaviota que besa nuestros mares. Nadie sabe cómo ni cuándo llegó Roxana a Güiria llegó como llegan las aves viajeras en cambio de estaciones.

Nota: Este pequeño relato va dedicado a una mujer igual a otras mujeres, la única diferencia es que esta mujer es una indigente que por algún motivo perdió la razón, apareció en nuestro pueblo un día cualquiera, nadie sabe quién es ni de dónde vino. Yo quise darle un nombre y la llame Roxana.

Rubén Merchán

De la serie Poetas Güireños
Regreso al contenido | Regreso al menu principal